La importancia de la Veterinaria Legal

La importancia de la especialidad de Veterinaria legal se deriva de un conjunto de circunstancias exclusivas de esta ciencia:


Nuestra misión es el desarrollo de la buena praxis veterinaria,

en pro de nuestra profesión.

La naturaleza de su actuación:

constituye en la práctica una rama de la medicina que contribuye con extraordinaria eficacia al correcto funcionamiento de la adminisración de justicia, colabora en la elaboración de leyes y asume la trascendencia social del Derecho, a quien sirve.

Responsabilidad de sus actuaciones.

La responsabilidad que su ejercicio implica e smoral y material, pues tiene tal repercusión que de ella pueden surgir condena o absolución de un acusado, el honor, la libertad o la fortuna de nuestros semejantes. Todo esto deducido de análisis, comprobaciones y exámenes que no se pueden en ciertas ocasiones prestar a repetición. Pero no es únicamente una responsabilidad moral, puesto que el veterinario que ignora sus deberes y obligaciones, que abandona sus principios éticos en el ejercicio de su profesión, se ve expuesto a serios disgustos y sanciones.

Obligatoriedad,

Aumenta su trascendencia el hecho de que la función veterinario-legal, siempre llena de conflictos y situaciones desagradables e ingratas, puede ser impuesta obligatoriamente a todo veterinario en ejercicio.

Categoría científica:

La veterinaria legal actual utiliza en su provecho las técnicas y procedimientos más depurados en la resolución de los problemas que se plantean, técnicas y métodos que se han incorporado en campos afines y otras que se han desarrollado para los casos en los que se requiere. Siempre siguiendo la máxima rigurosidad, de crítica selectiva y de duda constructiva, que no son necesarias en otras ramas de la veterinaria pero sí lo son en el área legal.

La Veterinaria Legal es la rama que se ocupa de evaluar todo suceso adverso ocurrido en la práctica de nuestra profesión con el objeto, no de encontrar culpable, sino de alcanzar la hipótesis que explique lo ocurrido y desde la base, mejorar los procesos para que no se repita dicho suceso adverso.

 

*J. A. Gisbert Calabuig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *